Català Castellano
TwitterFacebookFlickrLinkedIn

«

»

Imprimir este Post

“Las selecciones de Catalunya y Euskadi tienen derecho a ser internacionales”

Julio (@juliosalinas19) y Patxi Salinas (@patxisalinas), ex jugadores del FC Barcelona y del Athletic Club, respectivamente

A la izquierda, Julio y Patxi Salinas, en la salida de los estudios de TVE / Saioa Baleztena

@molina_jordi / Sant Cugat. No cada día escuchamos voces autorizadas en el mundo del futbol que, en tiempos felices de ‘La Roja’, pese al repaso de Brasil en la Confederaciones, reclamen abiertamente la internacionalidad de las selecciones de Euskadi y Catalunya. Julio Salinas (Bilbao, 1962), uno de los pocos delanteros que puede presumir de haber marcado en tres mundiales distintos con el combinado estatal, tiene claro que el futbol puede abrir caminos cerrados en las dinámicas parlamentarias. Hablamos con él sobre sus clubs del alma —Athletic Club y Barça— y del binomio política y deporte. Durante la conversación se suma su inseparable hermano Patxi Salinas (Bilbao, 1963), actual técnico del Sant Andreu.

Tu carrera deportiva lleva tatuada el nombre de dos grandes clubs. Al final te has quedado en Barcelona. Algunos vascos puede que piensen que te sientes más catalán…

Yo soy vasco. El sentimiento que llevo en el corazón me conduce a Bilbao y a Euskadi, dónde además tengo a mi aita, de 84 años. Él sigue en el barrio dónde crecimos, San Adrián, que ha cambiado mucho. Pero el destino hizo que mi hermano viviera en Vigo y yo en Barcelona. Mucha gente no lo entiende, pero me siento igual de vasco que catalán.

Seguí / FCB

Y en cuestión de clubs, ¿de qué equipo eres?

Yo soy del Athletic y del Barça, otra cosa que la gente no entiende. Prefiero que gane uno u otro según el momento. Mis hijos, por ejemplo, se saben el himno del Athletic de memoria, pero claro, los chavales son catalanes y del Barça porque han nacido en Catalunya. En Euskadi dicen que soy catalán, aquí dicen que soy del Athletic y en Madrid ya no saben ni de dónde soy.

La identidad juega un papel clave en ambos clubs…

Los dos clubs se parecen en la forma de pensar, en la idiosincrasia, en que ambos tienen un estilo propio y un idioma, con mucha personalidad, y buscan cosas parecidas: no solo ganar, sino ganar con los suyos. En ese sentido, y pese al momento de esplendor de la cantera del Barça, pienso que a todo catalán le gustaría ser un poco como el Athletic. A todo el mundo le enorgullece que los once que están en el césped sean de la tierra, pero la mentalidad en el Barça cambia porque se exigen títulos cada año. Aquí en Catalunya, después de un batacazo, ya se está pensando en Neymar.

La pregunta del millón: se entenderá con Messi?

Creo que, en el fondo, viene a disputarle un poco el lugar a Messi. Y es precisamente esto es lo que se espera de un jugador con esa calidad, que quiere ser el mejor. Y esto, a su vez, puede hacer que Messi tenga otra motivación extra. Habrá que ver cómo funcionan las dos piezas dentro del engranaje del Barça, en un fútbol que consiste en presionar a muy arriba. La verdad es que me ha sorprendido mucho el perfil tan humilde de su discurso, cuando en realidad llega a Barcelona cobrando más que Messi y con 20 empresas detrás de él. Creo que es un discurso premeditado, incluso hablando catalán … Está claro que sabe qué ingredientes gustan a la afición del Camp Nou.

La columna vertebral del Dream Team tenía acento vasco. Se le atribuye a Cruyff esa apuesta pero en realidad fue Clemente quién os recomendó…

El Barça venía de un periodo complicado y había que hacer una revolución. Yo creo que Javier Clemente tenía muy buena relación con el entonces presidente del Barça, Josep Lluís Nuñez, que le pidió consejo. Javi dio los nombres de los  jugadores que más le gustaban en aquel momento. Entonces, el Athletic entonces era un equipo muy potente, que él había tenido dos años atrás y la Real Sociedad también estaba en un gran momento, con hombres como Bakero o Txiki. Javi puso esos y otros nombres sobre la mesa y el Barça, con una gran necesidad de cambio, fichó a todos.

Julio, en el equipo titular de la final de la Copa d’Europa que el Barcelona va guanyar a la Sampdoria / FCB

Guardiola ya mandaba en el campo?

En mi época, no. Era un chavalín que acababa de llegar del filial, con mucha calidad técnica y el mejor ‘4’ para el juego del Barça de Cruyff. Pero todavía joven, con el tiempo mejoró en el aspecto táctico y en la forma de jugar, cada vez nos daba más alternativas. Pero los verdaderos líderes del Dream Team eran Zubi y Alexanco.

En Catalunya te expresas en catalán. ¿Y el euskera?

Siempre he tratado de hablar las lenguas de los pueblos que me han acogido. De hecho, con 20 años, estando en el Athletic, me apunté en el AEK —Coordinadora de Euskaldunización y alfabetización— y fui aprendiendo la lengua. Hacía cursos cada seis meses, tres veces por semana y, teniendo en cuenta la complejidad del euskera, sobre todo por la pronunciación de los dialectos, iba cogiendo soltura. Pero llegó un momento en el que estaba en tercero de AEK y llegó la época del Atlético de Madrid. Eso interrumpió mis estudios y ahora, con 50 años, ya es complicado. Pero es verdad que yo siempre me he sentido vasco y la vida, afortunadamente, hizo que me casara con una catalana. Me quedé en Catalunya y ahora me siento igual de catalán que vasco.

¿Cómo vives el binomio fútbol y política?

El fútbol es una manera de hacer política. Hay cosas que se podrían conseguir a través del fútbol. Sería muy importante. Por ejemplo, solo tenemos que ver lo que está sucediendo en Catalunya en el debate sobre el derecho a decidir… ¡Lo están vetando desde Madrid por todos los lados! Yo creo que todo el mundo tiene el derecho a expresarse libremente, y para mí, siempre que sea a través de la democracia y de votaciones me parece no solo correcto, sino necesario. Ahí es donde se ve la fuerza que tiene un pueblo. El fútbol, en ese sentido es, una manera de dar pasos, por otras vías no te dejan avanzar.

Salinas celebra un gol con Bakero, a la derecha, Amor / ‘Cròniques del Barça (1988-1992)’ (Gasca&Asociados)

Te gustaría ver alguna vez jugar internacionalmente la selección de Euskadi o de Catalunya?

Por supuesto. Las selecciones de Catalunya y Euskadi tienen derecho a ser internacionales. Y llegará. Otra cosa es si lo verán nuestros ojos, pero llegará. Sin ir más lejos, recientemente hemos visto el caso de la admisión de Gibraltar por parta de la UEFA, pese la oposición del presidente del gobierno. Nuestras selecciones tienen todo el derecho de mundo a existir y a intentar jugar por separado.

¿Quién ha de dar el primer paso para que esto pueda suceder? Pocas veces vemos a los jugadores dando un paso al frente en este asunto…

No creo que tengan que ser los jugadores. Es una cuestión de los políticos y por eso es difícil. Saben que hay mucho en juego, incluso el nivel de la selección. Si no te dejan celebrar un referéndum, imagínate si quieres llegar un poco más allá.

152 goles en Primera y 23 goles con la selección española, además de un pichichi cuando todavía eras juvenil. Sin embargo, muchos te recuerdan por el ‘mano a mano’ con Pagiluca en el Mundial de los EEUU…

En porcentajes, ocasiones de mano a mano con el portero, se fallan más de un 50 por ciento. Si a eso le añades que el balón iba votando y el defensa venía por detrás, no es tan fácil como parece. Yo le pegué, el portero tiró para un lado, y tuve la mala fortuna que le di en la pierna. Si hubiera pasado por debajo de sus piernas habría marcado y yo sería el crack que daba el paso a las semifinales. La mala suerte se sumó cuando en la próxima jugada, al cabo de un minuto, nos meten un gol y nos mandan a casa. Pero esto pasa en cada partido en mil ocasiones y mucho más fáciles que aquella. Esa jugada me ayudó a madurar en muchos aspectos.

A veces escuchamos que “marcar un gol al estilo Salinas” es como hacer un gol con algo de fortuna. ¿Te cansa esa etiqueta?

Para nada, yo creo que lo bueno es que hablen de ti. He jugado tres mundiales, he marcado en todos ellos. Diría que sólo lo hemos hecho, si no me equivoco, doce personas en el mundo. Por eso, bien o mal, lo que importa es que hablen de uno mismo. He sido bastante carismático en ese sentido, y incluso dejando el fútbol siguen hablando de mí. Si miramos la generación de futbolistas de mi época en el Athletic, desgraciadamente, muchos no saben donde están la mayoría. De mi se sigue hablando, la mayoría de las veces con cariño, y ya tengo 50 años.

Foto: Jordi Molina

Patxi Salinas: Hay una cosa que no entiendo cuando la gente habla de mi hermano. Cómo pudo alguien ‘malo’ meter más de 150 goles en una Liga como la española. ¿Siendo malo? Uno no juega tres mundiales siendo malo… La gente que hace esta comparación, con todos mis respetos, pero no tienen ni idea. Aquí no te regala nadie nada… ¿por qué no fui yo en vez de él a la selección?

J.Salinas: Ya lo decía Celemente, yo era el mejor.

Esta pregunta es para Patxi. Acabas de firmar por un histórico del futbol catalán, el Sant Andreu, que hoy juega en 2a División B. Es un trampolín a cotas más altas?

Patxi Salinas: Barcelona tiene una repercusión tremenda. Como Madrid, son ciudades donde si haces algo bueno, la repercusión es muy grande. Hace año y medio estuve en Ourense, quedé campeón en Tercera División, el equipo ascendió a Segunda B, y nadie sabe que yo lo hice. Esto mismo, en Barcelona, hubiera tenido una repercusión bastante mayor, y seguramente tendría opciones de estar en equipos de segunda. Por eso, es importante apostar por ciudades grandes. Estuve en Malta, en primera división, y nadie ha sabido que he estado allí.

Julio Salinas: Yo creo que este salto le va a abrir las puertas a ser entrenador del Athletic Club, aunque ahora todos esperamos que Valverde haga una gran campaña. Ojalá que así sea y que, en algún momento, Patxi pueda demostrar todo lo que vale en el banquillo de Bilbao.

¿Vas a ayudar a Patxi en el Sant Andreu?

Él es el bueno y yo el malo, que quede claro. Él se vale por sí solo y si me hace caso a mí, le irá mal. Lo que yo si intentaré es darle repercusión mediática. Hasta ahora, no ha tenido ningún padrino, estando aquí en Barcelona, yo tengo contactos y buenos amigos y le podré intentar que se fijen en él, y que apuesten por lo que es, un tío joven, alegre y que sabe trabajar como el que más.

A ti, Julio, te tiran más las cámaras que los banquillos…

Nadie ha apostado por mí en este sentido, en cambio en los medios de comunicación sí. En cualquier caso, me veo mucho más trabajando dentro de un club, como por ejemplo en la secretaría técnica, o de asesor.

Foto: Saioa Baleztena

Pronto se cumplirán cuatro años del ’adiós’ de Andrés Montes…

Le hecho mucho en falta. Fueron unos años maravillosos. Él revolucionó cómo retransmitir los partidos. Ahora te preguntan quién es el transmisor de los partidos y la gente, normalmente, no tiene ni idea. Él, claramente, dejó una huella: el tiki-taka, el jugón, las llaves, el tiburón… te podía gustar o no, pero enganchó. Me pasa como cuando no estoy con mi pareja, me falta algo. Y en el fondo veo un poco lo injusta que es la vida. Fuimos los símbolos del nacimiento de La Sexta, y luego nos ventilaron. Mucha gente todavía piensa que Andrés murió en La Sexta, pero no, antes La Sexta echo a Andrés, y también a mí. Pero, cómo él decía, la vida puede ser maravillosa.

Aceptarías una invitación a Punto Pelota?

No lo creo. Me gustan los programas donde me dejan hablar y en los que se respeta a los compañeros

Enlace permanente a este artículo: http://www.jordimolina.com/es/les-seleccions-de-catalunya-i-euskadi-tenen-dret-a-ser-internacionals/