Català Castellano
TwitterFacebookFlickrLinkedIn

«

»

Imprimir este Post

Convivencia o inseguridad… ¿o crisis?

La frontera que separa los problemas de convivencia y los de inseguridad es muy delgada. Lo hemos visto en esta nueva edición del diario, en el que explicamos el malestar de un importante número de vecinos a raíz de las conductas incívicas de un grupo de jóvenes de origen extranjero. Nos lo han explicado mientras que fuentes de la policía, el consistorio y el tejido asociativo nos desmentían cualquier tipo de organización delictiva en el barrio y nos ubicaban el conflicto en cuestiones relacionadas únicamente con la convivencia.

En los últimos años, no se puede decir que los medios de comunicación hayan contribuido a cambiar la percepción de ciertos jóvenes en nuestra sociedad. Muchas empresas de la comunicación buscan noticias llamativas que confirmen un imaginario conflictivo de actividades violentas entre bandas. Desde estas páginas queremos huir de un periodismo alarmista y apostamos para explicar la complejidad de las relaciones humanas. Hay que denunciar el incivismo, venga de donde venga, pero somos conscientes de la estigmatización de los inmigrantes en el que cae a menudo la opinión pública, que les exige demostrar cada día que son inocentes.

Haz clic para consultar el diario Zona Sec

La realidad compleja que vive el Poble-sec y la preocupación por parte del vecindario ni se debe exagerar ni se debe esconder, al contrario. Hay que diagnosticar correctamente y poner recursos. Pero hablar de inseguridad ciudadana es arriesgado porque es un término muy cargado ideológicamente. A menudo lo vinculamos a unos determinados delitos, mientras que constantemente vemos cierta ceguera sobre la inseguridad que, por ejemplo, produce el actual marco laboral, la especulación, los grandes fraudes bancarios o la corrupción.

Esta crisis ha sido especialmente cruda para las clases populares y ha provocado competencia entre colectivos. La actual situación es campo abonado para el reforzamiento de los estereotipos xenófobos. De hecho, el informe presentado recientemente por SOS alerta del crecimiento “de un racismo invisibilizado” y pone de manifiesto los peligros del racismo institucional y cómo este está alimentando el racismo social. Una de las conclusiones a las que llega el estudio es la escasa voluntad institucional para afrontar este hecho.

Es necesario reforzar el diálogo entre los diferentes colectivos y priorizar las inversiones en la calidad de vida de los barrios. El Poble-sec puede presumir de cumplir con creces y de manera transversal la cruzada por la inclusión. Sólo así evitaremos que futuros conflictos y delitos debiliten la cohesión social del barrio. Invertir en convivencia es evitar el germen del populismo.

Enlace permanente a este artículo: http://www.jordimolina.com/es/convivencia-o-inseguretat-o-crisi/