Català Castellano
TwitterFacebookFlickrLinkedIn

«

»

Imprimir este Post

“Can Vies está rehaciendo lo que la administración conscientemente destrozó”

 Josep Maria Domingo, presidente del Centro Social de Sants

Josep Maria Domingo, ante el Centre Social de Sants (c/ Olzinelles, 30) / Ana Inés Fernández

@molina_jordi (Barcelona) / El Centre Social de Sants, histórica asociación de vecinos de este barrio, no ha dudado ni un momento en apoyar al colectivo de Can Vies tras el “error terrible” que cometió el Ayuntamiento, nos explica su presidente, Josep Maria Domingo, en alusión al derribo. Hablamos con este veterano activista sobre el papel de las asociaciones de vecinos en los conflictos sociales y urbanos abiertos en Barcelona.

¿Qué significa Can Vies para el barrio de Sants?

Es un símbolo de libertad. Una parte de Can Vies ha desaparecido físicamente, pero el espíritu sigue más vivo que nunca. Era un espacio propiedad de TMB totalmente desaprovechado y este colectivo cubrió una necesidad que había en el barrio, como lo era construir un espacio autogestionado para jóvenes.

¿Qué resumen haría de las negociaciones previas al derribo?

La gente de Can Vies se comprometía a insonorizar el local, colectivos alternativos de arquitectos les ayudaban. También había el compromiso de limpiar lo que ensuciaban tras alguna fiesta y el de velar para que nadie se quedara haciendo alboroto en la calle. A cambio, pedían que el desahucio se aplazara. El Ayuntamiento no aceptó e hizo una contrapropuesta, que consistía en que ellos se hacían cargo del edificio, lo que implicaba que los okupas tenían que irse y volver una vez el Ayuntamiento hubiera habilitado debidamente el espacio.

A partir de ahí las negociaciones se atascan hasta que el desahucio se produce… y estalla el conflicto.

Can Vies no quería dejar el espacio hasta que se les garantizara un período de no desalojo, mientras que el Ayuntamiento decía que primero tenían que salir. Nos sorprendió mucho que mientras este debate seguía abierto se procediera al desalojo y posterior derribo.

No deja de ser sorprendente que después de haber echado al colectivo y derruido medio edificio, ahora se les deje volver…

Es una contradicción terrible. El Ayuntamiento ha cometido un error horrible. Y no saben cómo arreglarlo, están desconcertados.

Ahora la situación ha vuelto a la normalidad, gracias, en parte, al papel del tejido vecinal del barrio, mayoritariamente solidarizado con Can Vies.

Se trataba de bajar el soufflé. El colectivo de Can Vies está rehaciendo lo que la administración conscientemente destrozó. Los cuatro puntos que fijó el Centro Social para desatascar el conflicto, junto con la FAVB y el Ayuntamiento, se han cumplido. Se detuvo el derribo, se permitió la entrada de la gente de Can Vies, se ha hecho una comisión mixta para evaluar los daños y, finalmente, se acabaron los disturbios y se retiró el cordón policial. Todo esto ha pasado, por tanto, a efectos prácticos, Sants está recuperando Can Vies.

¿El edificio es seguro?

Hay un informe técnico en el que han participado arquitectos municipales de Hàbitat Urbà y otros colectivos, como los arquitectos de LaCol, que así lo acredita.

El Ayuntamiento sostiene, sin embargo, que el edificio, en un año, deberá derribar definitivamente.

El concejal Jordi Martí y el alcalde Trias no han dicho la verdad absoluta. Una parte del edificio no es zona verde, sino zona edificable. Y, si quieren hacerlo todo zona verde, se debe modificar el PGM. Y esto no es cosa de un día.

¿Era necesario hacer efectivo el derribo teniendo en cuenta la simbología de este edificio?

TMB hubiera podido esperar cinco años más. Hubo falta de previsión por parte del Ayuntamiento, aunque nosotros insistimos mucho en que se podía generar un grave problema de orden público si se procedía a un desalojo. No nos hicieron caso.

Son igual de lamentables las imágenes de la furgoneta ardiendo de TV3, como la de las agresiones policiales a La Directa

¿Qué valoración hace de los disturbios?

Muchos periodistas me han intentado sacar la condena de la boca, pero son igual de lamentables las imágenes de la furgoneta ardiendo de TV3, como la de las agresiones policiales a La Directa. En Sants hubo una gran manifestación pacífica de apoyo a Can Vies, y sólo cuando terminó salieron los de siempre a meter bulla. Nosotros no estaremos nunca de acuerdo con que haya violencia, pero la condenamos toda.

¿Si dependiera del Centro Social de Sants, se pedirían dimisiones?

Hemos pedido responsabilidades políticas, pero la decisión supongo que no ha salido solo del regidor.

¿Cree que la Barcelona social está en riesgo?

No nos gusta que la mejora de la ciudad pase por el turismo a costa de que unos pocos se enriquezcan y muchos se empobrecen. La visión alternativa de la ciudad se enmarca en la desobediencia civil, dentro del Ayuntamiento nunca ha sido una alternativa real. Desde los Juegos Olímpicos, tenemos una Barcelona de escaparate.

No todas las asociaciones de vecinos de raíz tradicional están abordando los conflictos de sus barrios con la misma convicción que Centro Social de Sants.

Es que hay muchas asociaciones de vecinos y agrupaciones de entidades que están politizadas. Nosotros hacemos política, pero para no tener que depender de la política.

Enlace permanente a este artículo: http://www.jordimolina.com/es/can-vies-esta-refent-allo-que-ladministracio-conscientment-ha-destrossat/